Autoconsumo

El autoconsumo eléctrico permite producir y consumir su propia electricidad mediante la instalación de paneles solares fotovoltaicos

Centros educativos y deportivos

Naves industriales y centros comerciales

Comunidades de vecinos

Viviendas unifamiliares

Toda la energía que produciría la instalación sería consumida, ya que el horario de consumo coincidiría en su mayoría con el horario de generación.

Toda la energía que se generaría se autoconsumiría en el momento, suponiendo un gran ahorro en la factura eléctrica.

Ahorras en la factura y los excedentes pueden ser compensados por la energía consumida por la noche. Además, se puede compartir entre vecinos.

Se obtiene un ahorro en la factura eléctrica y con el excedente, una compensación por la enérgica consumida fuera de las horas del sol.

El autoconsumo, además de impulsar las renovables, supone un ahorro en la factura eléctrica y una menor dependencia de los cambios de precio de la tarifa eléctrica, ya que una parte del consumo se cubre con la energía generada por los paneles fotovoltaicos.

La instalación se compone de los siguientes elementos:

  • Paneles solares
  • Estuctura de sujeción
  • Inversor
  • Protecciones
  • Cableado

En cuanto a la amortización de una instalación de autoconsumo estaría entre seis y diez años, ya que depende tanto de la potencia instalada como del uso que se haga de la energía. Tras la amortización de la inversión inicial, el ahorro en la factura eléctrica es muy notable.

Además, existen líneas de ayuda y beneficios fiscales que ayudan a amortizar aún más rápido la instalación, y sistemas de financiación que evitan tener que desembolsar la inversión inicial de golpe.

También podemos tener excedentes de energía, si no utilizamos electricidad durante las horas de sol o si utilizamos menos de lo que producimos. En este caso se puede optar por verter dicho excedente a la red eléctrica y acogerse al sistema de compensación simplificada, de forma que nuestra compañía comercializadora nos compensaría dichos excedentes como un ahorro en nuestra factura de la luz, mes a mes.

La nueva normativa ha simplificado y reducido la cantidad y complejidad de trámites a realizar, que en resumen serían los siguientes:

Estudio de viabilidad

Analizar las posibilidades de nuestro edificio, el presupuesto de lo que podría costar la instalación y cuánto nos podríamos ahorrar en nuestro caso concreto.

Trámites administrativos

En función de la ubicación y la tipología pueden incluir licencias de obras, realización de proyecto o autorizaciones administrativas.

Instalación

Se realiza la instalación teniendo en cuenta la normativa eléctrica y la de seguridad de las instalaciones.

Registro

Registro ante la comunidad autónoma y las notificaciones que corresponda ante la distribuidora y comercializadora de electricidad.

En kWh Energías Unidas, S.L. nos encargamos de realizar todos estos trámites, para que el cliente no de preocupe por nada y reciba su instalación funcionando perfectamente y legalizada.